ONCOLOGÍA - Equaid Research

ONCOLOGÍA

La leche de yegua puede tener unos beneficios interesantes en tratamientos oncológicos debido a ciertos componentes presentes en la leche. Primeramente hay que prestar atención en las proteínas del suero.

 La lactoferrina o lactotransferrina es una proteína inmunorreguladora , antiinflamatoria , antioxidante y anticancerígena (Öztas et al. 2000).

 La melatonina se sintetiza a partir de los aminoácidos esenciales de la proteína α-lactoalbúmina como el triptófano, se utiliza para el tratamiento contra el cáncer ( de cerebro, pulmón, gastrointestinal, etc. ) Así como por los efectos secundarios que provoca el tratamiento con quimioterapia. La Clínica de Cliveland de Ohayo ( EEUU) está desarrollando una vacuna contra el cáncer de mama a partir de la proteína α-lactoalbúmina es inductora de la apoptosis de células tumorals1.

 La lisozima tiene un rol importante en la regulación del cáncer. Es un antioxidante que actúa como regulador o "freno " en la replicación del ADN ( como control celular). Se envía una señal que llega hasta el gen TP53 el cual se transcribe en la proteína p53 que es un supresor tumoral . De esta manera , este gen se activa y lleva a cabo su acción antioncogènica o de supresión tumoral. (Laguna et al . 2012 ).

 Aparte de estas proteínas descritas, también hay que mencionar la Vitamina C y la E las cuales son antioxidantes como la lisozima . La Vitamina E potencia la acción del selenio en tratamientos para combatir el cáncer .

 Cabe mencionar el importantísimo papel que puede jugar la composición bacteriana probiótica de la leche de yegua , por su contenido de bacterias del grupo Bifidobacterium y F. Estos son bacterias que degradan hexosas, pentosas y alcoholes hasta acetato, propionato y butirato ( AGCC ) ( ácidos grasos de cadena corta ). El butirato, también está descrito en la bibliografía actual por su capacidad anticancerígena. Aunque todavía se desconocen en profundidad los mecanismos de actuación, se sabe que el butirato inhibe las células tumorales del colon, y por el contrario estimula el crecimiento de sus células epiteliales.

 Estamos pendientes de demostrar a través de estudios clínicos estas cualidades de la leche de yegua, pero sí a través de estudios observacionales se ha demostrado que puede ser una ayuda importante para la mejora de la recuperación después de tratamientos con quimioterapias reduciendo los efectos secundarios. Los efectos secundarios de la quimioterapia comprenden, entre otros, náuseas, falta de apetito y una gran bajada de las defensas. Es sobre estos efectos secundarios que la leche de yegua puede intervenir. La leche de yegua induce la síntesis de serotonina ( debido a su alto contenido en triptófano y tirosina ) y así ayuda a mejorar el estado de ánimo del paciente ayudándole a recuperar el apetito. La regeneración de la microbiota intestinal puede mejorar la regulación del tránsito digestivo y así ayudar a reducir el malestar y las náuseas. El alto contenido de lisozima, lactoferrina, IgA y péptidos bioactivos hacen que la leche de yegua sea de gran ayuda a la hora de reforzar las defensas.

 Hay que tener presente que en tumores de origen hormonal en los que se esté haciendo tratamientos de supresión hormonal , la leche de yegua lleva estrógenos conjugados.

 Comentar también que en el caso de tratamientos con radioterapia se debe recordar que leche de yegua tiene antioxidantes naturales.