VITAMINAS - Equaid Research

VITAMINAS

La leche de yegua aporta una cantidad muy variada de los siguientes tipos de vitaminas. A continuación se muestran las cantidades teóricas de las vitaminas en la leche de yegua comparadas con las presentes en la leche humana.

VITAMINA A (RETINOL)

El retinol es una vitamina liposoluble, esencial para la retina a la hora de llevar a cabo su función. Es necesaria para el crecimiento del tejido epitelial y de los huesos. También es requerida en la reproducción, el desarrollo del embrión y la lactancia. Aparte, aumenta la función inmunitaria. Contribuye en la buena salud de la piel.

VITAMINA B1 (TIAMINA)

El grupo de vitaminas B son hidrosolubles. La tiamina, tiene la capacidad de mejorar la actividad mental y el aprendizaje. Ayuda a mantener la vista en buen estado junto con la vitamina A y es eficaz contra los mareos. Interviene en los tratamientos de alcoholismo, depresión, beriberi y polineuritis, esclerosis múltiple y miastenia gravis. Además, es necesaria para absorber con eficacia la glucosa como combustible del sistema nervioso. És una de las sustancias que nuestro organismo requiere para convertir los hidratos de carbono en energía.

VITAMINA B2 (RIBOFLAVINA)

Esta vitamina tiene una función que va estrechamente ligada con la vitamina B1, la riboflavina interviene en la transformación de los alimentos en energía. Mejora la visión, sobre todo de las personas mayores, y además conserva en buen estado las células del sistema nervioso. Además, participa en el crecimiento y la reproducción. La vitamina B2 regula el crecimiento de los glóbulos rojos y ayuda a mantener un sistema inmuntario fuerte. También ayuda a que el cabello, la piel y las uñas tengan una buena salud.

VITAMINA B3 (NIACINA)

La niacina tiene varias propiedades muy importantes para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Ayuda a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos, estabiliza la glucosa en sangre, favorece la circulación y ayuda a reducir la presión arterial. Es útil en alteraciones cardíacas, interviene en los tratamientos de insomnio y de alteraciones psíquicas y en tratamientos de cáncer. Previene y mejora las migrañas, ayuda a reducir los síntomas de vértigo y mantiene los tejidos y las mucosas del aparato digestivo en buen estado. Además, la vitamina B3 también tiene un papel muy importante en la producción de energía para el organismo. Es imprescindible para la síntesis de hormonas sexuales y está implicada en la elaboración de cortisona, insulina y tirosina. Hay que decir, que para llevar a cabo todas estas funciones es importante que la vitamina B3 esté reforzada por otras vitaminas de este mismo complejo, como la B2.

VITAMINA B5 (ÁCIDO PANTOTÉNICO)

El ácido pantoténico es requerido para la formación de anticuerpos, también es importante porque minimiza el efecto tóxico de algunos antibióticos y ayuda a cicatrizar heridas. Ayuda a combatir los efectos negativos de los medicamentos como pueden ser el cansancio o la fatiga. Interviene en la síntesis de hormonas antiestrés (como la adrenalina) y también en la formación de insulina. Ayuda a disminuir los síntomas de la artritis, de la migraña, y además también ayuda a disminuir los niveles de colesterol en sangre. Es importantísima para convertir las grasas y los azúcares en energía, por la síntesis de hierro y para conseguir la normalización del proceso digestivo. Es recomendada para personas que sufren ansiedad o depresión. 

VITAMINA C (ÁCIDO ASCÓRBICO)

La vitamina C es hidrosoluble y está asociada a muchas funciones y beneficios para nuestro cuerpo. El ácido ascórbico acelera la curación de heridas y fracturas óseas, ayuda a prevenir o mejorar afecciones de la piel y es esencial para la síntesis o producción de hormonas y neurotransmisores. Es un agente antioxidante, eso ya conlleva muchas ventajas ( algunos parecidos a lisozima, que también lo son ). Ayuda a combatir enfermedades víricas y bacterianas y también puede ayudar a evitar la formación de agentes cancerígenos. Puede contribuir en la mejora del sistema inmunitario. Combate el estrés, protege el sistema circulatorio y disminuye los niveles de tensión arterial, ayuda a disminuir el colesterol y mejora el estreñimiento. Además, es importante a la hora de desintoxicar el organismo de metales pesados​​, en el tratamiento de la artritis y el reuma y en personas que padecen Parkinson. Hay que decir también que reduce las complicaciones derivadas de la diabetes tipo II y aumenta la producción de estrógenos durante la menopausia. Ayuda a mantener el colágeno saludable a la piel, reparar los tejidos dañados y promover los dientes y los huesos sanos. 

VITAMINA D (CALCIFEROL)

El calciferol es una vitamina liposoluble muy importante para asegurar una buena utilización y mantenimiento de los niveles adecuados de calcio y fósforo. Además, favorece la coagulación de la sangre, interviene en procesos de muchas hormonas, fortalece el sistema inmunológico ayudando a prevenir infecciones y mantiene el sistema nervioso en buenas condiciones. Tiene un papel importante también en el desarrollo y mantenimiento de los dientes, huesos y cartílagos, tanto de niños como de adultos. 

VITAMINA E (TOCOFEROL)

El tocoferol es liposoluble. Se recomienda para la prevención y el tratamiento de enfermedades cardiovasculares, ya que ayuda a combatir el colesterol y los triglicéridos. También previene la formación y la extensión de coágulos, y por tanto las embolias. Favorece el crecimiento normal y el desarrollo muscular normal, incluso puede aumentar la potencia muscular y mejorar la capacidad de los tejidos para utilizar el oxígeno. En cuanto al sistema inmunitario, en este también tiene unas funciones determinadas como regular la unión de las plaquetas y aumentar la respuesta inmunológica, como estimular los eritrocitos para que adquieran más resistencia. Ayuda también a combatir los síntomas premenstruales, el estrés, la fatiga, las enfermedades degenerativas, el Parkinson, la enfermedad de Crohn... Proporciona protección contra la anemia y es de ayuda en la cicatrización, la visión, la fertilidad y el sistema reproductivo. Cabe mencionar también que es un agente desintoxicante y protege de los agentes contaminantes medioambientales. Puede ser de ayuda en la prevención contra el cáncer, y además, potencia la acción del selenio en tratamientos para combatir esta enfermedad. 

VITAMINA K (FITAMENADIONA)

La vitamina K es liposoluble y proporciona un buen funcionamiento hepático, promueve la formación ósea de nuestro organismo. Hay estudios que sugieren que la vitamina K ayuda a aumentar la densidad ósea y evitar fracturas en personas con osteoporosis. También es necesaria para la correcta asimilación del calcio y ayuda a reducir el exceso de flujo menstrual. La fitamenadiona es necesaria para que la sangre coagule, por ejemplo regula los factores de protrombina los cuales impiden el sangrado o hemorragia sin control por todo el cuerpo. Aparte, también ayuda a fortalecer los capilares.